Los problemas reales que no te cuentan de emprender tu propio negocio

El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia.

Henry Ford Empresario

Si hay algo por lo que destacan las personas con más éxito en el mundo, aquellas que han creado modelos de negocio innovadores y que han conseguido triunfar, es que no les importa reconocer que se han equivocado alguna vez. Bueno, en realidad, alguna vez o varias… 

Lo dicen abiertamente y sin esconderse porque no entienden el fracaso como algo negativo sino como una oportunidad para crecer y mejorar. La realidad es que si quieres empezar tu propio proyecto, tendrás que estar preparado para todo. Los problemas para emprender existen pero tú tienes el poder de cambiar la manera de pensar y tratarlos como lo que son: unos desafíos que se pueden superar. 

6 problemas para emprender que no te contaron

Ya sabes que nuestro propósito es proteger legalmente tu startup y simplificar al máximo el proceso de emprender. Sin embargo, en este blog, también queremos darte consejos que te ayuden a dar pasos más firmes en el mundo empresarial. Hoy toca ser sinceros contigo y contarte cuáles son los problemas para emprender más comunes que normalmente no se comparten pero que reconoces al instante si llevas tiempo en este mundo.

¿Te has preguntado alguna vez por qué algunos emprendedores dejan su proyecto a medias? Según el INFORME GEM ESPAÑA 2020-2021, el cese de un negocio suele estar impulsado por las siguientes razones: 

  • No es rentable (30%)
  • Por asuntos personales o familiares (25%)
  • Por problemas para obtener financiación (10%)
  • Porque surge oportunidad de vender el negocio (10%)

Estos motivos reflejan, en parte, cuáles son los problemas para emprender que actualmente más presión ejercen.

Los problemas reales que no te cuentan de emprender tu propio negocio

1. La primera idea no siempre es la buena

Tener una idea de negocio no significa que ya lo tengas todo para emprender. Lo que hace diferente a un emprendedor de éxito es que sabe distinguir una buena idea de una mala. Si no consigues verlo tú mismo, pide ayuda pero es importante validar tu idea para estar totalmente seguro de todo su potencial. 

2. La mala planificación financiera

Es fácil verse superado por la contabilidad. Emprender requiere dinero y a veces, las previsiones que se hacen resultan muy limitadas. Con el tiempo, empieza a haber pérdidas porque hay que afrontar una serie de gastos cuando en realidad, todavía no se han conseguido beneficios suficientes. El reto es tener un plan financiero a muy largo plazo que incluya un pronóstico de flujo efectivo, un modelo con el que puedas garantizar la liquidez necesaria para las operaciones de los próximos 6 meses, como mínimo. 

Por eso, también es imprescindible que cuentes con apoyo financiero. Para los nuevos negocios, no basta con conseguir financiación a través de fuentes tradicionales como los bancos sino que hay que estar preparado para acceder a otras fuentes alternativas de financiación enfocadas en iniciativas emprendedoras. En resumen: siempre necesitas tener a punto un plan B.

3. Amplía tus horizontes

Aunque tengas muy claro cuál es tu objetivo, solo serás un emprendedor de éxito si te formas en todos los aspectos constantemente. Cuánta más experiencia y conocimientos tengas, mejor. Estudia tu sector, haz un curso de gestión empresarial, escucha un podcast sobre emprendedores… Todos los días deberías estar dispuesto a aprender algo nuevo porque el mundo cambia muy rápido y solo si estás preparado, podrás tener herramientas para superar cualquier obstáculo.

Los problemas reales que no te cuentan de emprender tu propio negocio

4. El miedo a emprender

¿Sabías que el miedo a emprender afecta al 30,1% del colectivo emprendedor? 

Sin embargo, muchas veces este sentimiento no se suele experimentar hasta que ya se ha empezado el camino del emprendimiento. En ese caso: tranquilo. No te bloquees. No eres la única persona que lo siente o que convive con la falta de confianza. Al principio, la mayoría de emprendedores se dejan llevar por las ilusiones y creen que todo es posible pero con el tiempo, llegan las dosis de realismo. 

También te puede interesar: ¿Qué es el miedo a emprender? ¿Cómo superarlo?

Cuando eso ocurra, simplemente sigue creyendo en tu proyecto. Si lo hacías antes, ahora con más motivo. Los empresarios más exitosos también han tenido miedo al fracaso pero han sido capaces de convertirlo en una excusa para inspirarse y seguir adelante. Imagina, ¿Qué hubiese pasado si hubiesen dejado de creer en su idea?

5. El equilibrio con la vida personal  

Emprender no es un trabajo de cuarenta horas semanales. Posiblemente, acabarás dedicándole mucho más tiempo y aunque lo hagas a gusto porque es tu sueño y quieres verlo cumplido, tu familia o tu círculo de amigos podrían verse afectados.

Intenta separar ambas esferas y encontrar un equilibrio. Seguro que tu gente está dispuesta a apoyarte en este camino pero tú también deberías poner de tu parte. Además, si renuncias a tiempo de calidad, acabará pasándote factura en tu rendimiento.

6. Déjate asesorar en todo momento

Cuando pensamos en emprendedores como Jeff Bezos o Steve Jobs nos imaginamos que lo han tenido todo muy fácil pero nunca está de más recordar que ellos también se han enfrentado a problemas para emprender como estos.

Por eso, si tuviéramos que darte un consejo te diríamos que no tengas miedo a pedir ayuda o a dejarte asesorar por un “advisor” de startups, sobre todo si estás en la fase inicial.

Aunque sea tu negocio y hayas empezado solo este viaje, hay profesionales con mucha experiencia en el mundo de las startups dispuestos a ayudarte para que tu proyecto triunfe. Además, te podrán dar otra mirada, facilitar más contactos e incluso te ayudarán a coger más confianza en ti. 

Los problemas reales que no te cuentan de emprender tu propio negocio

¿Hay más problemas a la hora de emprender?

Uno de los errores más comunes que cometen muchos emprendedores es lanzarse a constituir una empresa de forma precipitada, sin haber validado el modelo de negocio y desembolsando grandes cantidades de dinero pero, ¿hace falta pasar por esta situación? 

En Seedfy hemos creado un método exclusivo para asegurar la propiedad de tu proyecto de forma ágil y sencilla con el objetivo de no hacerte perder ni dinero ni tiempo. Además, con el Pacto Seedfy también protegemos a los firmantes ante posibles contratiempos contractuales que surjan más adelante. Con el pacto Seedfy empezarás tu startup sin constituirla y podrás centrarte en tu negocio al 100%.

Contacta con nosotros para conocer la manera de ahorrarte muchos de los quebraderos de cabeza que surgen durante este proceso y aumentar las probabilidades de que tu startup acabe triunfando. 

Tags: Emprendimiento

Más Artículos Parecidos

Menú