¿Cómo validar una idea de negocio para pasar a la acción?

¿Cómo validar una idea de negocio para pasar a la acción?

Debemos aceptar que no siempre tomaremos buenas decisiones, que a veces lo arruinaremos.  Pero fallar no arruina el éxito, sino que es parte de él”.

– Arianna Huffington, Co-fundadora de Huffington Post.

El diseño, las inversiones, el plan de marketing… Todo es importante pero nada de esto llegará si no has plantado la semilla de tu proyecto de forma correcta para que empiece a crecer. Validar una idea de negocio es el paso más importante: el punto de partida que te marcará todo el camino. Pero, ¿sabes cómo hacer este proceso? ¿Cómo puedes estar seguro de que la idea que has tenido se convertirá en tu forma de ganarte la vida?

¿Qué es validar una idea de negocio?

Las buenas ideas son casi como un tesoro y un emprendedor se despierta cada día con ganas de encontrar la suya. 

Una idea de negocio es un producto o servicio que se crea desde cero, que ofrece una propuesta de valor para el mercado al que se dirige y que dará beneficios económicos a su impulsor. La idea también puede consistir en mejorar un producto o servicio que ya existe. 

Todos podemos tener una idea. Lo que marca la diferencia es sí ésta se desarrolla y se acaba convirtiendo en un modelo de negocio. Es decir, si se ha testado lo suficiente como para saber si es viable.

Así pues, el proceso de validar una idea de negocio consiste en analizar todos los pros y contras para predecir su comportamiento en el mercado. Y es que aunque el emprendedor esté convencido de que su idea es la mejor, esto no deja de ser una hipótesis y es necesario comprobar si realmente es así.

¿Cómo validar una idea de negocio para pasar a la acción?

3 pasos para validar una idea de negocio

A continuación, resumimos distintos métodos para comprobar si tu idea está preparada para salir al mundo. ¿Has puesto en práctica alguno de ellos?

1. Investiga el mercado a fondo

Sin salir de casa y solo con tu ordenador tienes una gran oportunidad para descubrir si tu negocio es diferente, singular y tiene potencial. ¿Cómo? Navegando por Google o marketplaces como Amazon para encontrar tanto competidores directos como acercarse al comportamiento de posibles consumidores. 

Dedicar el tiempo suficiente a esta investigación suele evitar muchos de los errores posteriores así como minimizar los riesgos financieros cuando pongas en marcha tu negocio.

Esto es lo que deberías incluir en tu estudio de mercado:

  • Estudio del producto o servicio
  • Análisis de la oferta
  • Análisis de la demanda
  • Análisis de los precios
  • Análisis de canales de distribución y comercialización

Te puede interesar también: El valor incalculable que supone una buena idea de negocio

2. Aplica el modelo DAFO

Aunque no es el único método que existe sí es uno de los más completos ya que te obliga a identificar las fortalezas y debilidades de tu idea pero también te propone estudiar las oportunidades y amenazas del mercado. Por eso hemos querido incluirlo en este artículo.

Así pues, tras analizar el DAFO y obtener conclusiones al respecto, podrás decidir una estrategia para saber cómo debes actuar una vez salgas al mercado. 

  • Estrategia ofensiva: donde potenciarás las fortalezas y oportunidades que has detectado. En este caso, el emprendedor suele buscar inversiones fuertes y tiene un rol muy activo.
  • Estrategia defensiva: si detectas fortalezas pero hay grandes amenazas, es mejor ser prudente y evitar las inversiones grandes. 
  • Estrategia reorientación: todavía tienes debilidades internas por resolver aunque has encontrado grandes oportunidades en el mercado. ¿Qué deberías hacer? Primero, céntrate en solucionar esas carencias y así estarás más preparado en el mercado.
  • Estrategia supervivencia: con debilidades y amenazas en el horizonte, lo más inteligente es esperar un poco y no validar la idea de negocio, por lo menos por el momento. Si no puedes convertir las debilidades en fortalezas, busca otras alternativas o ideas para tu proyecto.

3. Crea el concepto del mínimo producto viable (MVP)

Otro paso que puedes hacer es desarrollar una versión de tu idea para compartirla con usuarios y descubrir si satisface sus necesidades o soluciona sus problemas. Es una manera muy realista de conocer si tus clientes estarían dispuestos a pagar por lo que ofreces. 

Hay muchos tipos de MVP. El más común es diseñar un prototipo, ya que su fabricación suele ser sencilla y tiene bajo coste pero también puedes crear una landing page informativa donde expliques los beneficios de tu producto o servicio. Si eliges esta vía, te recomendamos incluir un formulario online para que tus usuarios se inscriban y reciban información. 

¿Cómo validar una idea de negocio para pasar a la acción?

Valida tu idea de negocio antes de que sea tarde

¿Preparado para recabar la máxima información posible? Lo más importante es no retrasar este momento y mantener este espíritu crítico en todas las fases. Incluso cuando lances tu producto al mercado, deberás seguir analizando si responde a las necesidades de tus clientes o es conveniente mejorar la propuesta de valor. 

Validar tu idea de negocio es lo primero que deberías hacer antes de seguir adelante y tomar otras decisiones como crear tu empresa. Aquí tienes tres pasos que puedes llevar a cabo pero recuerda que en ningún caso es una fórmula cerrada. Cada emprendedor debe decidir su método sin olvidar que el conocimiento del cliente y del mercado son imprescindibles para lanzar un producto y/o servicio con éxito.

Y tú, ¿Cómo validarías una idea de negocio? ¿Has superado con éxito esta fase? Te leemos. 

Tags: Emprendimiento

Más Artículos Parecidos

Menú